lesión del manguito rotador

LESIÓN DEL MANGUITO ROTADOR

El manguito rotador es una estructura crítica en la anatomía del hombro, compuesta por cuatro músculos y sus correspondientes tendones que proporcionan estabilidad y permiten una amplia gama de movimientos en todos los planos espaciales.. Las lesiones del manguito rotador son comunes, especialmente en individuos que realizan actividades repetitivas o extenuantes con los brazos, como deportistas (lanzadores y deportes de raqueta o similares) y trabajadores manuales. Estas lesiones pueden variar desde inflamaciones menores (tendinitis), degeneraciones tendinosas (tendinosis), hasta desgarros graves, afectando significativamente la calidad de vida de los pacientes.

El manguito rotador está compuesto por cuatro músculos: el supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular. Estos músculos trabajan en conjunto para mantener la cabeza del húmero dentro de la cavidad glenoidea del omóplato, facilitando la elevación y rotación del brazo. La integridad del manguito rotador es esencial para el funcionamiento óptimo del hombro, ya que cualquier daño a estos músculos o sus tendones puede resultar en dolor y disfunción.

Causas y Tipos de Lesiones

Las lesiones del manguito rotador pueden ser agudas o crónicas. Las causas comunes suelen ser el uso excesivo y los movimientos repetitivos. Actividades deportivas como el tenis, natación, deportes de lanzamientos, o trabajos que implican levantar objetos repetidamente provocan el tipo de patología que a continuación describiremos:

  • Trauma agudo: Caídas o levantamiento brusco de objetos pesados.
  • Degeneración relacionada con la edad: Desgaste natural de los tendones con el tiempo.
  • Tendinitis: Inflamación de los tendones, frecuentemente causada por el uso excesivo.
  • Bursitis: Inflamación de la bursa subacromial, que puede ocurrir junto con la tendinitis.
  • Desgarros: Pueden ser parciales o completos, afectando uno o más tendones del manguito rotador.
  • Calcificación: Depósitos de calcio en los tendones, que pueden llevar a la tendinitis calcificada.

Diagnóstico:

El diagnóstico de las lesiones del manguito rotador se basa en una combinación de historial clínico, examen físico y estudios de imagen. El historial clínico incluye la evaluación de los síntomas, como dolor en el hombro, debilidad y limitación del movimiento. Durante el examen físico, se realizan pruebas específicas como la prueba de Neer y la prueba de Hawkins para identificar signos de pinzamiento. Las técnicas de imagen, como radiografías, resonancia magnética (RM) y ecografía, son esenciales para visualizar el grado de lesión y determinar el plan de tratamiento más adecuado.

Tratamiento:

Existen varios métodos de abordaje para el tratamiento de las lesiones del manguito rotador ya que podemos optar por la vía conservadora o por la vía quirúrgica, dependiendo de la gravedad de la lesión.

El tratamiento conservador Incluye reposo, aplicación de hielo, uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) y fisioterapia. La fisioterapia es fundamental para restaurar el rango de movimiento y fortalecer los músculos del hombro. Las inyecciones de corticosteroides pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor en casos de dolor constante y que no remite con la medicación y la rehabilitación. Por otro lado la cirugía esta indicado en casos de desgarros severos o cuando el tratamiento conservador no ha sido efectivo. Las técnicas quirúrgicas pueden ser artroscópicas o abiertas, dependiendo de la complejidad de la lesión.

¿Cómo lo abordamos en Madrid FisioTecar?

En nuestro centro evaluamos cada caso con detenimiento para observar cual es el origen de la lesión mediante una exploración física, ecográfica y test musculares que determinan cual de los músculos esta generando el problema. Trabajaremos mediante técnicas  terapia manual como la inhibición por presión, punción seca electrolisis percutánea, neuromodulación y masoterpia para conseguir una coordinación tensional entre las estructuras, así como la reducción de las posibles disfunciones articulares presentes en la glenohumeral.

La rehabilitación post-lesión es crucial para una recuperación completa. Un programa de rehabilitación bien diseñado incluye ejercicios de fortalecimiento, así como técnicas activas de estabilización escapular. La prevención de futuras lesiones se basa en la educación sobre la técnica adecuada durante las actividades físicas, el fortalecimiento continuo de los músculos del hombro y la evitación de movimientos repetitivos excesivos.

Las lesiones del manguito rotador representan un desafío significativo debido a su impacto en la funcionalidad del hombro y la calidad de vida del paciente. Un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado, que incluya tanto enfoques conservadores como quirúrgicos cuando sea necesario, son esenciales para una recuperación exitosa. La rehabilitación y la prevención juegan un papel crucial en el mantenimiento de la salud del manguito rotador, permitiendo a los individuos continuar con sus actividades diarias y deportivas sin dolor ni limitaciones.